Datos personales

martes, 31 de enero de 2012

El Mundo es un Auditorio


"El mundo ya es un auditorio, no necesito ir a ese mausoleo llamado auditorio", decía el también músico Llorenç Barber.

Desconozco la importancia que tiene este manifiesto en su vida, pero sin duda guarda una estrecha relación personal con el planteamiento que de forma "radical" emprendí a comienzos de la década de los 90'.

Por aquel entonces vivía en un pueblo ribereño de la provincia de Huesca. Eran pocas las personas con las que se pudiera mantener una conversación coherente sobre ciertas inquietudes de la vida. Por muy ostentoso que fuese el comportamiento de sus vecinos, "nuevos ricos" dotados de un cerebro con muy poca autonomía, aquello nunca dejó de ser un pueblo. Sí, un pueblo mísero y ruin con aires de grandeza, poco más, con personajes cuyo intelecto respondía a cuatro aficiones mal sanas adquiridas como herencia de lo que siempre habían sido.


En fin, en ese ambiente, por turbio que fuera, seguí "reinventándome" a mi mismo. Recuerdo largos días (con sus noches) recorriendo en peregrina búsqueda la música existente en todas partes, entre los árboles de la "rambla" ribereña, los "sasos" del secano, "las valletas" y sus barrancos, las "parideras" en condiciones de semi-abandono, dando cobijo a lechuzas y mochuelos que gustosamente armonizaban con su canto y ritmo el aparente silencio de la noche...


En aquellos momentos poco sabía de Llorenç Barber, pues aunque algo había escuchado, seguía siendo insuficiente. Aun menos de John Cage, figura representativa de la revolución y evolución del concepto musical y sonoro entre los compositores contemporáneos del S.XX. Según una cita que se le atribuye: "lo verdaderamente importante es saber escuchar" (aplastante!!).

En estas, por mi parte, proseguí con mis incursiones dentro de las aguas del río Cinca, utilizando instrumentos musicales y todo aquello que la naturaleza me regalaba, a orillas de la corriente, dialogando con el zumbido amplificado del viento sonando entre los árboles. 


Ajeno a rumores maliciosos y conjuros vecinales, continué por mi camino, recorriendo iglesias, monasterios o ermitas solitarias que me sirvieron de cobijo y auditorio a partes iguales. Encontré allí la inspiración necesaria para desarrollar aquello que llevaba dentro, mis ideas...


Pienso que el ser humano está perdiendo grotescamente el contacto con eso que él mismo califica como "primitivo" (algo que no comparto).
¿No son igual de primitivas las acciones realizadas a base de avaricia, poder, envidia y otros oscurantismos dogmáticos?.

Me apunto a aquellos que continúan saboreando esas emociones "primarias", sensibles al llanto de un bebé o al aleteo cantor de una rapaz sobre la colina.
Personalmente, sigo gozando con la riqueza permanente de este "auditorio llamado mundo".

4 comentarios:

  1. grande beñat. deberias ir a su festival de itsasu. las ediciones menos interesante, cuando menos cudirosas. he visto, alli, cosas de caerte de culos. cuando no, solo el ambiente resulta impagable

    ResponderEliminar
  2. Ke videos mas lindos.
    Besos! y no dejes de volar

    Kharen (del mypsace)

    ResponderEliminar
  3. se me ha borrado, lo repito
    pero que cosa tan bonita ¡¡ y las bicicletas al más estilo de verano azul y la boireta...

    ResponderEliminar
  4. Me es agradable vuestra visita, las palabras...

    -Beñat para mi representa el canto de la "selva europea", querido Jesús. Gracias.

    -Bienvenida a esta orilla del Atlántico, voladora Kharen. Tranquila, continúo viajando por las alturas extendiendo bien mis alas. Gracias por tus palabras desde el aire planeado.

    -El viejo hogaril que había en la antigua cocina, la boireta, tú, las bicicletas...
    Mi estampa quijotesca pedaleando entre las tapias de adobe de los "cañizos bajos".
    Nuestra amistad, tan verdadera como continuada, no tiene precio. Sois un oasis de calma y remanso entre tanta locura, convirtiendo vuestros pasos en los mios propios.
    Os quiero!!
    .

    ResponderEliminar