Datos personales

martes, 18 de marzo de 2014

NICOTINA Y CAFÉ (poemario)

Sabía de su existencia a través de un amigo, también conocía algún apunte sobre su autora, pero tan apenas unas cuantas anécdotas dispersas.
Fue durante una visita conjunta a la Estación Internacional de Canfranc cuando pudimos conocernos un poquito mejor, enzarzándonos en una conversación más que interesante y sorprendente.


Mª Isabel Campo emite una luz especial con su mirada... Creativa, sensible y comprometida, una persona que me alegra haber conocido personalmente.
Hace pocos días descubrí su poesía en dos libros distintos, siendo uno de ellos el que hoy os presento.


Me gusta su forma de escribir, de transmitir, su lenguaje sencillo y agudo, sincero. Bien es verdad que siento debilidad por la poesía, la prosa y yo somos una balsa de aceite y agua generalmente.
De entre todos sus poemas no sabía por cual decidirme para esta primera entrega, pues son varios los que han logrado seducirme.
Solo espero que os gusten, también a ella mi elección... avisando aquí y ahora que habrá más, pues así me place y apetece. 


NO HAY SILENCIO


En la habitación de al lado
hay silencio;
allí emerge la oquedad de la penumbra
y de la ausencia.
¡Mas hay algo!
porque algo silabea ocultando
un tiempo pasado,
mas algo canturrea un himno
premonizado, 
un himno transportado,
calculado, 
heredado,
alimentado con la sangre 
de los años.
En la habitación de al lado 
hay    un    silencio
acompasado 
al tam – tam
del tic – tac
de un reloj... 
sincronizado.


A VECES


Yo no sé por qué a veces
me apetece
cometer una locura
y sentirme transportada
a la puerta grande
de la alborada, 
librarme del tiempo y la morada.


Yo no sé por qué a veces
me apetece
no tener asidero en que apoyarme
y perder el equilibrio en el escenario grande, 
que surge en el vientre
del abierto y verde valle; 
perder la conciencia adiestrada
del picaporte y la llamada.

No sé por qué a veces
me apetece
trotar y vagar
y escapar
de la herrumbrosa jaula humana
y tachar el nombre
y la triste mirada.

Yo no sé por qué a veces
me apetece
descubrir el fuego
de la primera fogata. 



Editado en 2011 por PUNTO ROJO LIBROS, S.L. (Sevilla)

4 comentarios: