Datos personales

sábado, 10 de noviembre de 2012

Pablo Guerrero, la voz sentida...

El poeta y cantautor extremeño Pablo Guerrero visita Huesca por fin.
La cita será mañana en el Centro Cultural del Matadero, sobre las 19:30h.
Qué mejor forma de pasar una tarde de domingo y “cargar las pilas” para el resto de la semana.



Muchos saben que he sido bastante crítico (y sigo siéndolo) con muchos de aquellos cantautores que, durante unos años, recorrieron los pueblos de media España y llenaron auditorios por igual al compás de una triste guitarra. Sin embargo, he de reconocer, que ante algunos de ellos me quito el sombrero, sea por las iniciativas que llevaron a cabo o por la evolución que han mantenido consigo mismos con el paso del tiempo.
En este sentido, Pablo Guerrero es uno de esos caballeros a los que respeto y admiro, aunque su ronca voz, en ocasiones, se desplace ligeramente de las marcadas armonías musicales.


Sus primeras “canciones de trilla” saben a tierra, a su sudor, a ese agridulce sentimiento que algunos saboreamos cuando pensamos en ella, en sus montes y pueblos, en ese paisanaje cruel que decide envenenar tantas veces sus caminos…
Pablo Guerrero - "Extremadura"
Teatro Alcalá de Madrid, 1977 


Este hombre de cerruda barba, ahora cana, ha ido reinventándose con el tiempo, y esto es algo de mucho agradecer. Gracias a ello, a sus múltiples facetas, a su estrecha relación con Suso Sáiz desde mediados de los 80’, a sus viajes por “otras músicas” y por el amor que siente hacia la poesía, hemos podido conocerle y conocernos también nosotros, aunque haya sido sólo un poquito.
Suso Sáiz y Pablo Guerrero - "Un hombre oscuro"

 

Resulta curioso que su actuación mañana en la ciudad de Huesca, se encuentre dentro del ciclo dedicado a la “canción de autor” que lleva por título… “A Cántaros”, sin duda, una de las canciones más populares de Pablo (creo que hace 40 años de su publicación…, que ahí es nada).

Es el amor del agua cuando quiere
salvar la sed del hombre
y deshoja su aroma
en los campos blanqueados
por la flor del espino.

Es el amor del agua, la memoria
que hace vivos los cuerpos,
que hace vivas las nubes,
que hace vivas las selvas.

(Pablo Guerrero, fragmento del poema «El amor del agua»)

Deseando disfrutar de su compañía, que la edad no le gaste una mala jugada y que nos deleite con su poesía, solo nos queda pensar que hay luz, aun cuando el cielo cerrado se ha propuesto darnos la espalda. 

2 comentarios:

  1. Y qué buena manera de cargar pilas. Me encanta este hombre, es un ser comprometido que no cambió su forma de pensar por el poder del dinero ni de la fama, tal como hicieron tantos. Me enternece mucho.

    Esta mañana escuché una canción que me llevó a mi juventud y su lucha, hacía tiempo que no la oía. Cantaba Quintín Cabrera, músico uruguayo afincado en España y que murió hace unos años, la canción "De qué se ríe señor ministro" con letra de Benedetti. De hace 36 años y totalmente vigente ahora. Te dejo el link para compartirla contigo.

    Un beso grandeee para los dos, guapos.

    http://youtu.be/Gfqg4GNq2w8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo tras haberse celebrado la actuación.
      Un recital digno, íntimo, sencillo, que nos supo a poco pero no fue corto. Sensación que ocurre cuando se está bien allí donde te encuentras.

      Volvimos a casa con buen sabor de boca, con la sensación de haber asistido a algo memorable...

      Te hubiera gustado.

      Muchos besos, querida Inma!!
      .

      Eliminar