Datos personales

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Hermeto Pascoal & Grupo en 'Pirineos Sur' 2018

Cuando supe de la presencia de Hermeto Pascoal en la programación del Festival Pirineos Sur sentí algo muy especial, como si un rayo amigable recorriera mi columna vertebral. Era un sueño por cumplir, ya que muchos años atrás este "albino loco" quedó grabado en mi retina tras verle en TV zambullirse en el agua con flauta en mano en compañía de su grupo (algo que yo también experimentaba por aquel entonces, aunque en soledad y con temperaturas más bajas).
Varias décadas después me encontraba allí, a pocos metros del escenario donde aparecería con su blanca barba y larga melena.
Fotografías de Pedro Mari Martín.

Hermeto Pascoal saludando a los asistentes.


Hermeto Pascoal

Es habitual que cada noche que hay conciertos en el embalse de Lanuza se sucedan dos actuaciones. De este modo pudimos ver a Gilberto Gil y Hermeto Pascoal sobre el mismo escenario y en ese orden, algo que nos fastidió a quienes no teníamos ninguna intención de seguir los "machacones" sones de la familia Gil al completo (con hij@s, sobrin@s y nieta incluída... si mal no recuerdo).
Me sorprendió bastante el casi nulo conocimiento de gran parte de los asistentes sobre Hermeto Pascoal y su obra, algo que dice muy poco a nuestro favor en cuanto a educación musical se refiere. Sin embargo, como ya es sabido, para la "fiesta" y el "cachondeo" somos unos "cracks" siempre que el ritmo sea binario y no exista demasiado desarrollo instrumental.


Ajurina Zwarg y Fabio Pascoal


Jota P, Ajurina Zwarg y Fabio Pascoal

Como una "fanfarria popular" asomaron por una esquina del escenario flotante interpretando "Mazinho tocando no coreto", incorporándose poco a poco cada cual en su lugar... y de igual forma se fueron despidiendo cuando llegó el momento.





Hermeto Pascoal


Andre Marques


Jota P






Itibere Zwarg


 Fabio Pascoal


Ajurina Zwarg

Aunque el concierto desgranó casi por completo el doble Cd "No Mundo dos Sons" también hubo momentos en los que agradecí escuchar viejos temas como este siguiente...





Hermeto Pascoal y sus brindis 
(igual con vino que con agua, por cierto)


 Hermeto e Grupo


Hermeto e Grupo





QUE VIVA LA MÚSICA!!
.                         .

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Jean Mixel Bedaxagar, Mixel Etxekopar y Sancha Carlos Standen en el iberia@huesca.folk 2018

El pasado verano, durante la edición del iberia@huesca.folk y dentro de la programación de las fiestas patronales de la ciudad de Huesca, destaco dos conciertos sobre el resto, ambos ofrecidos la misma noche y sobre el mismo escenario: por un lado el del grupo Vigüela (reportaje aquí), quienes abrieron la velada, y después el del trío zuberotarra (vasco-francés) encabezado por Jean Mixel Bedaxagar, cantante y músico tradicional donde los haya.
A continuación unos trazos de lo sucedido con fotografías de Pedro Mari Martín.

Jean Mixel Bedaxagar, Sacha Carlos Standen
y Mixel Etxekopar (de izquierda a derecha)


Jean Mixel Bedaxagar

Es cierto que hay músicas para las que no está preparado todo el mundo, que necesitan de una escucha sin distracciones para dejarse llevar por los paisajes y sentimientos que desde el escenario se proyectan. Quizás por eso pienso que algo así sucedió aquella noche de agosto, tras la "algarabía" montada por Vigüela y la propuesta melancólica y delicada, como era de esperar, del trío de Bedaxagar.

Sacha Carlos Standen


Mixel Etxekopar


 Jean Mixel Bedaxagar
 



Con instrumentos pastoriles muy presentes en la tradición pirenáica, nos hicieron partícipes de ese universo zuberotarra (de Zuberoa) que tanto llama la atención entre músicos y folkloristas de medio mundo. Una sociedad como la suya, mayoritariamente pastoril, que habita entre montañas y valles, implica ciertas dosis de intimismo y melancolía, algo que nos mostraron y de qué manera aquella noche en Huesca, en un concierto rico y duradero no apto para todos los públicos.

Algunos instrumentos (familiares) sobre el escenario.


Mixel Etxekopar


Jean Mixel Bedaxagar


 Sacha Carlos Standen
 


Sonaron esquilas, silbatos, cascabeles, txistus, alboka... y también la txülüla ('xirula' o flauta de tres agujeros más corta que el 'chiflo' de nuestras montañas) y el ttunttuna (tambor de cuerdas de menor tamaño que el altoaragonés utilizado). Pero si algo destacó por encima de todo, eso fue la inconfundible voz de Jean Mixel Bedaxagar, tanto en solitario, cantando composiciones suyas al estilo tradicional (en euskera), como siendo acompañado por los intrumentos o las voces de sus dos compañeros de "Belatxa", album que sirvió de inspiración durante todo el concierto.

Mixel Etxekopar


Sacha Carlos Standen


 Jean Mixel Bedaxagar


Última pieza de la noche.

Necesario recordar el tributo que le hizo Jean Mixel Bedaxagar al ya fallecido José Iranzo ("El Pastor de Andorra"), cantando en su memoria la jota titulada "Tendí la manta en el monte", estrechando lazos entre las dos culturas.
Por último, solo queda deciros que fue una noche difícil de olvidar.




SALUD Y MÚSICA !!

..                     ..

lunes, 5 de noviembre de 2018

Begoña Olavide "Improvisaciones en un espacio sin tiempo"

En la trayectoria artística y musical de Begoña Olavide debemos destacar su lugar entre las más valiosas intérpretes y estudiosas del "salterio", siendo el instrumento central en su carrera.


Su gusto por la herencia musical española, desde el medievo en adelante, la ha acompañado en directo y en diversos trabajos discográficos, algo que ya hemos nombrado aquí en un par de ocasiones. Podemos encontrarla en distintas propuestas sonoras en ese campo de acción, sin embargo, no debemos descartar otras realidades como son el dúo que mantiene con Javier Bergia o éste Cd que hoy os presento, por ejemplo...


Como puede leerse en la información que aparece en este trabajo, en él escucharemos los registros grabados en el mes de octubre de 2017 en la antigua y desacralizada iglesia de San Juan Bautista, Alarcón (Cuenca), donde, en su interior, se encuentran las pinturas del artista Jesús Mateo, en paredes y techumbres que él llama "Los Murales".
Al respecto, la propia Begoña Olavide apunta: "La música que contiene este disco no ha sido premeditada. De hecho, se crea en un espacio sin tiempo".
"Son tomas directas completas, con sus ruidos y fallos humanos. No queremos pulir, editar; preferimos dejar, arriesgar".
"El templo, la luz, paredes, techos impregnados de Jesús Mateo me llevan a este viaje y los instrumentos con el alma del luthier Carlos Paniagua se embarcan en él".
"Micrófonos, cables, equipo, todo preparado. Bergia con sus sabios consejos, apuesta por esta grabación, esto me transmite confianza".
"Desenfundo el salterio de cuerdas metálicas, el instrumento con el que decido comenzar, lo tanteo y me sumerjo en un espacio confortable, sin prisa, sin tiempo. Me dejo llevar".


Llevo un tiempo escuchando este disco y coincido con otras personas en que se trata de un bello trabajo. Los salterios que hace sonar Olavide brillan alma propia, ecos y silencios.
No obstante, en cuanto a esas "improvisaciones" que aparecen en el título y que son motivo central del disco, no acaban de transmitirme la libertad que tantas veces experimento con otros trabajos de músicos dispares, incluyendo aquellos que manipulan instrumentos alejados del 'estereotipo jazzístico' (para dejarlo claro). Aunque bien es cierto que Begoña se adentra en un mundo de inspiración valiente y lejos de lo que nos tiene acostumbrados, parece que no acaba de despojarse de un ortodoxo "academicismo", recreándose en armonías familiares y sin experimentaciones (manipulaciones) sonoras a destacar sobre sus instrumentos, siendo éstos auténticas maravillas de luthería.
Acercarse al abismo puede producir vértigo, no nos engañemos, pero ya puestos, porqué no avanzar dando un paso más, algo tan natural como necesario...



Ahora, a pesar de estas apreciaciones personales que buscan ser "constructivas" y no lo contrario, debo aclarar que estamos ante un bonito y amable trabajo, donde no existe ninguna "disonancia" aparente y en el que se nos permite disfrutar de una musicalidad extraordinaria... en calma, sin atropellos, donde las pausas y los silencios tienen un protagonismo portentoso.
Me encantan los discos de esta mujer, de verdad que sí, y este no es menos.
Ojalá otros artistas tomen ejemplo y dejen de recrearse tanto en las "viejas formas", atreviéndose a salirse del guión de vez en cuando. Muchos, como en esta ocasión, lo agradeceríamos!!



Instrumentos utilizados: Salterio medieval de ala de mariposa. Salterio de cuerdas metálicas. Rota de las Cantigas del rey Alfonso X. Cítara de la Colegiata de Toro.
Luthier: Carlos Paniagua.
Producción, grabación y mezclas: Javier Bergia.


Si quieres adquirir este Cd puedes hacerlo accediendo a la web de Javier Bergia, de forma rápida y sencilla, encontrando la fórmula allí mismo.

A disfrutarlo!!

Web de Begoña Olavide: https://www.begonaolavide.com/
Otros posts publicados sobre ella en este espacio:
- http://lacuevaboreal.blogspot.com/2012/03/begona-olavide-y-mudejar.html
- http://lacuevaboreal.blogspot.com/2013/03/begona-olavide-y-mudejar-romances-del.html

..                               ..