Datos personales

lunes, 17 de diciembre de 2012

Pablo Guerrero, la dignidad del poeta

Su visita a Huesca fue anunciada aquí en su momento, un concierto que algunos esperábamos con ganas, deseosos de sentirlo cerca.
El domingo 11 del pasado mes de noviembre, Pablo Guerrero fue el encargado de abrir, con su actuación, la tercera edición del ciclo titulado "A Cántaros" (donde la "canción de autor" cobra protagonismo).

Pablo Guerrero y grupo. 
Centro Cultural del Matadero. Huesca (11/11/2012)

Sobre los cantautores de larga trayectoria uno mantiene sus dudas, la preocupación del desarrollo de las cosas, de su evolución humana, de su creatividad y de la capacidad de análisis que puedan mantener tras el paso de los años...
Teniendo en cuenta todo eso, la actuación de Pablo Guerrero fue extraordinariamente gratificante. Es verdad que su voz ha perdido fuerza, ha bajado en tonalidad..., pero su habilidad para reinventarse y seguir creciendo por estos caminos es notable. La actitud que mantuvo sobre el escenario fue honesta, universal, digna del poeta y músico que siempre ha sido, ese que manteniendo los pies en la tierra, tantas veces nos ha reflejado mundos y emociones hipnotizantes de la vida cotidiana.

Pablo Guerrero. Centro Cultural del Matadero. 
Huesca (11/11/2012)

Acompañado por dos guitarristas, un contrabajista y un joven músico a la trompeta y efectos, el concierto se desarrolló amablemente, un recital íntimo de versos brillantes y tiernos, llenos de fuerza y bella arquitectura.
Dada la precaria situación que estamos atravesando en lo político, en lo económico y en lo social..., perfectamente podría haberse sucedido un posible "discurso" cercano a los "sermones" de aquella añeja "militancia", pero no fue así, por lo menos, no del modo que suelen ser habituales.
Pablo protestó, sí, pero con una buena dosis de creatividad literaria, aportando miradas entrecruzadas, significados cambiantes, rotundos, únicos y compartidos...

Pablo Guerrero y grupo. 
Centro Cultural del Matadero. Huesca (11/11/2012)

No entiendo por qué razón las estadísticas fallaron. Su presencia se esperaba como el "plato fuerte" de este ciclo, pero no fue así. Apenas nos hallábamos en la sala unas pocas personas, dada la capacidad del recinto. Sensación agridulce que no obstante invitó al acomodo más caprichoso, siendo así como durante un buen rato decidí tumbarme en pleno suelo, a escasos centímetros de él, entre la primera fila de butacas y el escenario, observando minuciosamente los gestos del poeta como quien disfruta de una noche estrellada (la estampa, verdaderamente, resultó cuando menos graciosa).
En fin, por qué tener miedo de ser uno mismo, si surge la oportunidad...

Pablo Guerrero. Centro Cultural del Matadero. 
Huesca (11/11/2012)

Al final decidí grabar un extracto del concierto con mi cámara de fotos, a modo de documento de archivo puede decirse, ya que la calidad en imagen y sonido deja bastante que desear. Esto se me ocurrió en el tramo final de la actuación, y es una lástima, pues hubiera preferido capturar alguno de los momentos en los que, con un libro entre las manos, llegó a recitar varios de sus poemas.
Así que, sabiendo que las comparaciones asaltarán sobre la mayoría de vosotr@s, os invito a escuchar una de las canciones más famosas del autor, la titulada precisamente "A Cántaros", 40 años después de ser publicada por primera vez.
Pablo Guerrero - "A Cántaros"
(Centro Cultural del Matadero, Huesca, 2012)


De este modo se despidió de Huesca, y así finalizo yo esta entrada...

4 comentarios:

  1. Muy buena e ilustrativa esta entrada.
    besos
    C.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada. Da igual si se llenó poco o mucho, solo su presencia ya es la belleza, de un hombre comprometido, en la que su voz anima el alma...imagino cuánto disfrutaste.

    Muchos besos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruté muchísimo!! imaginas bien, amiga...
      Ay!! la Belleza!! esa gran aliada a la que tantas veces damos la espalda sin darnos cuenta.

      Gracias guapa, muchos besos!!
      .

      Eliminar