Datos personales

viernes, 28 de septiembre de 2012

LOS IDIOTAS (Idioterne) y algo más

La acción directa, interpretada según cada cual de distinto modo y con significados muy dispares, es una constante de la que no siempre resulta fácil desprenderse...



Hacer el idiota no tiene por qué ser sinónimo de estupidez (en su significado vulgar y peyorativo). Del mismo modo, tampoco se debería considerar un insulto intelectual, a mi parecer, hacer partícipe a otra persona que, por medio del azar, interactúa con “los idiotas” sin saber que está formando parte de una "experiencia real" que desconoce...
La idea que se persigue va más allá, no se trata de “tomarle el pelo a nadie”. No es otra cosa que despojarse de las ataduras sociales que “normalizan” y “adormecen” nuestro comportamiento diario y contraatacar con otra versión de nosotros mismos, menos conocida pero igualmente profunda y personal.

Ocupando una "instalación artística" que había visitado,
un espacio que encontraba frío, falto de emociones, ajeno.
Haciendo el idiota tal vez...
(Huesca, 2007)

El agobio del día a día frente a la creatividad innata de todo ser humano, no hace más que “provocar situaciones” (muchas veces “absurdas”…) que desenlazan en reacciones que, en el fondo, ayudan a observarnos de cerca y conocer mejor el conjunto social del que irremediablemente formamos parte. 


“Los Idiotas” (Idioterne), es el enfoque personal que el director de cine Lars Von Trier nos presenta sobre esta realidad. Una película que nos habla sobre el individuo, su entorno inmediato y el lugar que ocupa entre el resto de la sociedad.

Muchos espectadores, incluidos auténticos cinéfilos, reniegan de este film; otros lo idolatran hasta convertirlo en un increíble objeto de culto; en cambio, para otra gente, es el reflejo instantáneo de otra faceta de ellos mismos, aunque esta suela mantenerse en la intimidad, en la oscuridad del rechazo a ella misma.

Personalmente, creo que es una película sensacional (que no sensacionalista), un espejo que nos deja “desnudos”, sin “disfraces”, mostrando una parte de lo que somos…, una parcela personal que muchas veces intentamos esconder por miedo a los clichés sociales existentes.
Pienso que para comprender mejor esta película resulta aconsejable ir más allá…, no quedarse en la superficie, en el aparatoso “espectáculo” que se nos brinda a primera vista.
De este modo, le abriremos la puerta a un mundo lleno de dudas, de acción, de miedos y de reflexiones…, muchas y diversas reflexiones.


“Un grupo de personas, insatisfechas con la sociedad en la que viven y sus ataduras, tratan de huir de esa vida que llevan a diario. Para eso se reúnen en una casa a las afueras de la ciudad, utilizándola como “sede” del grupo. A este mundo en el que viven no le encuentran ningún sentido, así huyen de la insatisfacción intelectual y amarga que oprime su existencia vital. 
Buscan que la vida vuelva a tener significado, que más allá de las convenciones absurdas y falsos sentidos, sus deseos tengan algo que decir respecto a cómo desarrollar sus vidas. Para ello, cada cual buscará a su “idiota interior”, y de ese modo, dará rienda suelta a sus deseos y a su imaginación bajo una apariencia “incómoda” para la sociedad (por desgracia, un hecho muy habitual). Hacer el idiota es por tanto, una manera de romper el sentido de la vida ordinaria…, aunque no siempre resulte tan idílico como parece”


* La película sigue las reglas del “movimiento Dogma 95”.

** El vídeo que os muestro a continuación recoge distintos momentos de la película original (doblada al español). Este "montaje" lo he realizado intentando no alterar demasiado el mensaje principal del director y manteniendo en todo lo posible su hilo conductor... (subido a You Tube para esta ocasión). 
De algún modo, este film de larga duración, se ha transformado en un "cortometraje"... (pero en You Tube, así como en otros espacios, podéis encontrar la película completa... y vale la pena!!)

"Los Idiotas", 1998.   (Lars Von Trier) 


Encuentro un paralelismo increíble entre esta obra y aquel “movimiento” que surgiera en los 70’ denominado “Accionismo Vienés” (por el que, sobre algunas de sus constantes, siento cierta inclinación). 

Evidentemente, cada cual tiene sus propios criterios... y todo en esta vida es discutible. 
             
(A Josechu, con todo el cariño, por descubrirme al "idiota" que todos llevamos dentro y tantas otras cosas inolvidables...) 

4 comentarios:

  1. Un peliculón políticamente incorrecto.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrada Pedro Mari, también me has descubierto tú a mi esa idiota que llevo dentro.......¡¡¡genial!! y por cierto, esperar a ver que la vida tenga un significado, es en esencia lo que esperamos y queremos todos.

    Besos a puñaosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡viva la idiotez!! querida Inma.
      Otro abrazo grandote para ti.
      .

      Eliminar