Datos personales

miércoles, 2 de mayo de 2012

Cocina Caníbal

"¿Quién sabría narrar las delicias de un técnico con nata, de un cura de pueblo, de una brocheta de monjes, de unas verrugas ralladas con cebolletas o de un convaleciente en salsa de ventosa?. El hombre, ese glorioso animal que se entrega totalmente a sus similares, de la carne a la piel, pasando por su sangre, su grasa, sus intestinos, sus pies e hígado, se ve a menudo rechazado por los suyos, que prefieren otras especies. Tal vez sea el comienzo de su decadencia."

               (Roland Topor)



Una buena amiga, sabiendo de mi falta de habilidad en la cocina tradicional y conociendo los "imaginativos menús" que tantas veces describo sobre la mesa (muy a pesar de los presentes comensales), me regaló, con gran acierto, este libro-recetario de Roland Topor (1938-1997). Se trata de una reedición muy bien cuidada (Tropo Editores), incluyendo un prólogo de Fernando Arrabal, íntimo amigo del ya fallecido autor de esta magnífica obra.



"Misionero picado con pan rallado"

"Deshuese al misionero, quítele la grasa, la ropa y los accesorios que lo sobrecargan. Pïquelo con una o dos cebollas y un poco de perejil. Cuando el misionero esté bastante desmenuzado, ponga en una cazuela un cojón de mantequilla, en el momento en el que esté fundido vierta el picadillo, al que añadirá un poco de tocino que rehogará en mantequilla y espolvoreará con un poco de pan rallado. Cuando el pan rallado esté bien mezclado con el picadillo, eche unas tazas de caldo, sal, pimienta y sírvalo con costras alrededor del plato.
Si el misionero no tiene costras, no lo dude, coja de las suyas, nadie lo notará."

     
          (Cocina Caníbal, Roland Topor)

No os presento nada nuevo. Muchos habréis leído el libro al que hago referencia y también sabréis de la relación entre Roland Topor, Fernando Arrabal y Alejandro Jodorowski, ya que ellos fueron los fundadores del movimiento "Pánico".



"Fuente de esperma"

"Ponga una fuente de porcelana, que se pueda meter al horno y ser servida en la mesa, un trozo de mantequilla del tamaño de una nuez. Deje que se funda; cuando esté caliente, eche su esperma encima, salpimiente, y cuando empiece a cuajar, sirva inmediatamente. Es necesario que el centro permanezca un poco líquido".

          (Cocina Caníbal, Roland Topor)

Con esta última y suculenta receta me despido. Mi paladar ya está servido.

Sólo queda invitaros a que conozcáis un poco mejor a Roland Topor pinchando aquí.
Bon apetit!!

3 comentarios:

  1. He leído el post de refilón... Soy un poquito aprensivo. Será en plan humorístico pero no puedo... Jajaja

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Exquisito libro !! ... me encantó .. muchooo!!

    ResponderEliminar
  3. Creo que, sin duda, es el mejor libro de recetas de cocina que yo haya leído nunca.
    Es una pena que no se le dedique un espacio televisivo como se merece.
    Mientras tanto, buen provecho!!
    .

    ResponderEliminar